sábado, 25 de febrero de 2017

8º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO





1.- ME HA IMPRESIONADO UNA NOTICIA APARECIDA EN EL “ALFA Y OMEGA”

La Universidad San Pablo CEU ha instituido el premio “Bárbara Castro a un corazón de madre” destinado a premiar el apoyo a la maternidad o su vivencia en situaciones de dificultad. Con una periodicidad anual, se entregará el 24 de marzo.
Bárbara Castro, antigua alumna del CEU, fue una joven periodista a la que le diagnosticaron un cáncer a los 28 años, cuando estaba en el quinto mes de embarazo, pero ella renunció al tratamiento para poder sacar adelante la vida de su hija. 
Su madre, Leonor ha dicho: «No queremos que se borre de la memoria su ejemplo. Hoy no se lleva ser así, pero hay muchas personas como ella y muchas madres que luchan por sus hijos, pero sus historias no salen a la luz. Parece que solo sale lo malo. Lo bueno no vende. Nosotros no la vamos a olvidar nunca. Hay que hacer ver que hay muchas personas que defienden la vida y dan la vida por sus hijos. Ser madre es importantísimo y hay que mostrarlo, como Bárbara: ella amó tanto que dio su propia vida. La niña nació perfectamente. Hoy tiene seis años y es un calco de su madre. Mi hija tenía una fe inquebrantable. Ella y su marido rezaban juntos dándose la mano por la noche”.

1.- ESTE DOMINGO EL PROFETA ISAÍAS EN LA PRIMERA LECTURA COMPARA EL AMOR DE DIOS CON EL AMOR DE UNA MADRE.


“Sión decía: “Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado.” ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvida, yo no te olvidaré”.

Estoy convencido de que una madre piensa todos los días en cada uno de sus hijos. Pues bien, Isaías, nos dice que el amor de Dios es más grande que el de una madre. Dios no se olvida de ti, ni de mí. 
Estoy convencido de que después de Dios en el misterio de la vida van las madres. Pero debemos saber que el amor de Dios es más fuerte que todo el amor, toda la dulzura, todo el cariño de cuantas madres han existido y existirán. Si “una madre no se cansa de esperar”, Dios siempre espera tu regreso al hogar de su corazón.

3.- EL EVANGELIO NOS DA TRES CONSEJOS MUY IMPORTANTES.

3.1.- “No podéis servir a Dios y al dinero”.
  • El dinero es un medio no un fin. El objetivo fundamental de nuestra vida no es el TENER, sino el SER. No despreciamos el dinero. Pues es necesario para vivir. Pero debemos aprender a usarlo con criterios cristianos.
  • Vivamos con dos valores básicos: la austeridad y la solidaridad.
  • Hay cosas que valen más que el dinero: la amistad, el amor, el cariño, la fe. Sólo tenemos para siempre lo que compartimos con los demás.
  • No olvidemos que lo que más vale no se compra con dinero. 
Me impresionó un cartel en un centro parroquial que afirmaba lo siguiente
“El dinero puede comprar una casa,.... pero no un hogar.
El dinero puede comprar un reloj,.... pero no el tiempo.
El dinero puede comprar una cama,.... pero no el sueño.
El dinero puede comprar un libro,.... pero no la inteligencia.
El dinero puedo comprar un médico,....pero no la salud.
El dinero puede comprar una posición,.... pero no el respeto.
El dinero puede comprar sangre,.... pero no la vida.
El dinero puede comprar sexo,....pero no el amor.
El dinero puede comprar la diversión, pero no la felicidad.
El dinero puede comprar un crucifijo, pero no la fe.
El dinero puede comprar un lugar en el cementerio, pero no el cielo”

La imagen puede contener: una o varias personas
3.2.- “Buscad sobre todo el Reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura”. El reino de Dios es inseparable de Cristo. Y con Él nos llegan todos los bienes: el amor, la justicia…
3.3.- “No os agobiéis por la mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos.”: Jesús hace una invitación a una actitud de confianza y serenidad ante el futuro. Estamos en manos de Dios.

4.- CONCLUSIÓN

Os invito a vivir con fuerza la Cuaresma que comienza el próximo miércoles con la imposición de la ceniza. Es un tiempo para volver al amor primero y renovar nuestra vida con la oración, el ayuno y la limosna. Vívela desde el primer día.

La imagen puede contener: una persona, gafas de sol, texto y primer plano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada