domingo, 1 de enero de 2017

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS





1.- COMIENZO FELICITÁNDOOS EL AÑO NUEVO 2017 CON LA MEJOR FELICITACIÓN TOMADA DE LA PALABRA DE DIOS (Libro de los Números)

“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz”.

2.- HOY: CELEBRAMOS LA FIESTA DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS.

• “Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción” (GALATAS).
• "En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al Niño acostado en el pesebre”.. “Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. (Lucas)
 María es la madre de Dios: porque Cristo es Dios hecho hombre.
 María es madre de todos los creyentes. Tenemos una madre. 
 Hoy recordamos y oramos por todas las madres.

3.- HOY: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LA PAZ.

La imagen puede contener: una persona, texto y primer planoLEMA «La no violencia: estilo de una política para la paz»

El papa Francisco nos ha dicho en su mensaje para este día “Al comienzo de este nuevo año formulo mis más sinceros deseos de paz para los pueblos y para las naciones del mundo, para los Jefes de Estado y de Gobierno, así como para los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil.
Deseo la paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad. Especialmente en las situaciones de conflicto, respetemos su «dignidad más profunda» y hagamos de la no violencia activa nuestro estilo de vida”.

3.- HOY: INICIAMOS UN AÑO NUEVO.

Para el Año Nuevo 2017 os invito a explorar diversos caminos de alegría. 
La imagen puede contener: una persona, texto1. La alegría del agradecimiento.
Saber dar gracias a Dios y a los demás hace más grande el corazón. Dar gracias nos ayuda a reconocer más los dones recibidos que lo que nos falta. 
2. La alegría de la oración y del encuentro con Dios.
Saborear el silencio, cuidar la oración, participar en los sacramentos con fe, permite que experimentemos la misericordia de Dios que nos renueva y nos ayuda a ser más felices.
3. La alegría de compartir.
Jesús no ha dicho que hay más alegría en dar que en recibir. Todos tenemos talentos, dones, cualidades que poner al servicio de los demás. Cada uno debemos preguntarnos: ¿Qué puedo hacer por los demás?
4. La alegría de los cotidiano y sencillo de la vida.
La vida está sembrada desde el principio de pequeñas alegrías y sorpresas: el encuentro con los familiares, el saludo de los vecinos, la Eucaristía bien vivida, el encuentro con los amigos, la llamada de teléfono, la comida sabrosa, el paseo que nos despeja y relaja, el trabajo bien hecho, la certeza de una amistad….Aprendamos a vivir con alegría la vida cotidiana.
5. La alegría de la amistad.
La amistad es una fuente de alegría. Tener amigos y amigas es disfrutar de un gran tesoro. Sentirse apreciados y estimados por ellos fortalece el corazón. Pero no olvidemos que para tener buenos amigos hay que ser buenos amigos, hay que cuidar a amistad.
6. La alegría de saber vivir el momento presente.
Se trata de un gran secreto para la alegría. No podemos vivir siempre mirando al pasado con nostalgia o rencor. Tampoco al futuro, pues no sabemos cómo será. Vivir el presente es confiar en Dios y es la capacidad de tener siempre los pies sobre la tierra. Es enfrentar los problemas uno por uno. Supone también estar contentos de lo que se es y de lo que se tiene…
7. La alegría de la cordialidad.
San Juan de la Cruz decía: “donde no hay amor, pon amor y obtendrás amor”. Sembrar cordialidad, sonrisas, acogida, ternura, saludos… multiplica la alegría. Como dice el papa Francisco necesitamos la “revolución de la ternura”. 
8. La alegría de la unidad.
Debemos buscar siempre más lo que une que lo que separa. No viendo en el otro un enemigo sino un hermano. También en los que no piensan como nosotros en política o en religión. Podemos no aceptar sus ideas y sí respetar sus personas. Es preciso valorar a las personas por encima de todo. Tenemos que estar abiertos a todos.
9. La alegría de la vida cristiana.
Dios es alegre y quiere que seamos felices. Vivir la vida cristiana no supone renunciar a nada de lo que es humano, bueno, amable, justo, bello, santo… Sino vivir toda nuestra vida desde el Amor de Dios. Cuando vivimos el Evangelio somos mucho más felices. Cuando el mandamiento del Amor y las Bienaventuranza son nuestra brújula vivimos el camino de la vida con una alegría profunda. 
10. La alegría del Buen humor.
Saber reírse, cantar, contar un chiste, ser positivos… ayuda a los demás y hace crecer nuestro propio gozo. A veces, debemos aprender a reírnos de nosotros mismos. Necesitamos cristianos que contagien alegría. ¡Feliz Año 2017!

4.- CONCLUSIONES.

4.1.- Renovemos el amor a María Madre de Dios y Madre nuestra.
4.2.- Trabajemos por la paz desde la No violencia.
4.3.- Recordemos la transcendencia de la vocación de los seglares en la transformación del mundo y en la vida de la Iglesia.

¡Feliz año nuevo! De corazón a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada