domingo, 4 de diciembre de 2016

2º DOMINGO DEL ADVIENTO



La imagen puede contener: fuego y velas1.- PARÁBOLA PARA EL ADVIENTO

Érase una vez, hace mucho tiempo, un rey que vivía en Irlanda. Un día el rey heredó un gran diamante de belleza incomparable de un familiar que había muerto. Era el mayor diamante jamás conocido. Dejaba boquiabiertos a todos los que tenían la suerte de contemplarlo. El rey tenía la joya perpetuamente expuesta en una urna de cristal para que todos los que quisieran pudieran acercarse a admirarla. Naturalmente, unos guardianes bien armados mantenían aquel diamante único bajo una constante vigilancia. Tanto el rey como el reino prosperaban, y el rey atribuía al diamante su buena fortuna.
Un día, uno de los guardias dio al rey una terrible noticia: había aparecido un defecto en el diamante. Se trataba de una grieta, aparecida justamente en la mitad de la joya. El rey se sintió horrorizado. Era verdad. El diamante había sufrido una fisura en sus entrañas, defecto perfectamente visible hasta en el exterior de la joya. Convocó a todos los joyeros del reino para pedir su opinión y consejo. Sólo le dieron malas noticias. Le aseguraron que el defecto de la joya era tan profundo que si intentaban subsanarlo, lo único que conseguirían sería que aquella maravilla perdiera todo su valor. Mientras el rey meditaba un joyero, ya anciano, que había sido el último en llegar, se le acercó y le dijo: -Si me da una semana para trabajar en la joya, es posible que pueda repararla.
Finalmente el rey cedió, pero con una condición: la joya no debía salir del palacio real. Al anciano joyero le pareció bien el deseo del rey. Aquél era un buen sitio para trabajar, y aceptó también que unos guardianes vigilaran la puerta dela habitación donde trabajaría.
A diario el rey y los guardianes se paseaban nerviosos ante la puerta de aquella habitación. Al cabo de la semana convenida, el anciano salió de la habitación. El rey y los guardianes se precipitaron al interior de la misma para ver el trabajo del misterioso joyero.
Al rey se le saltaron las lágrimas de pura alegría. ¡Su joya se había convertido en algo incomparablemente más hermoso y valioso que antes! El anciano había grabado en el diamante una rosa perfecta, y la grieta que antes dividía la joya por la mitad se había convertido en el tallo de la rosa.
Así es como Dios nos cura. Trabaja nuestro mayor defecto y lo convierte, y con él a nosotros, en algo hermoso.
EL ADVIENTO NOS LLAMA A DEJAR QUE EL JOYERO DIVINO REPARE NUESTRO CORAZÓN, REPARE NUESTRA VIDA.

La imagen puede contener: 3 personas, exterior

2.- LA PALABRA DE DIOS HOY SE CENTRA EN JUAN EL BAUSTISTA.

2.1.- Su persona:
• Pariente de Jesús.
• Lleno de austeridad.
• Gran autoridad moral.
• Humilde y valiente.

2.2.- Su mensaje:
• Preparar el camino al Señor.
• Conversión.
¿Qué significa: PREPARAD EL CAMINO DEL SEÑOR, ALLANAD SUS SENDEROS?

 Quitar obstáculos que impiden la llegada de Dios a nuestra vida: los ídolos ocupan el lugar de Dios.
 “Allanar sus senderos” significa rebajar las alturas de nuestro orgullo, nuestra soberbia, nuestra altivez, nuestro engreimiento, nuestra auto-suficiencia, nuestra arrogancia, nuestra ira, nuestra impaciencia, nuestra violencia, etc. 
 “Allanar sus senderos” significa rellenar las bajezas de nuestro egoísmo, de nuestra envidia, nuestras rivalidades, odios, venganzas, pecados todos que dificultan el poder vivir en armonía unos con otros, pecados que impiden la realización de ese Reino de Paz y Justicia que Cristo viene a traernos. 
 “Preparar el camino al Señor” significa rectificar el camino, cambiar de rumbo si vamos por caminos torcidos y equivocados, que no nos llevan a Dios. ¿A dónde queremos ir? ¿Hacia dónde estamos dirigiéndonos?

3.- ¿CÓMO ESTAS VIVIENDO EL ADVIENTO?

La imagen puede contener: una persona, de pie e interior
3.1.- Revisa tu vida ante el Señor. ¿Qué montes hay que allanar? ¿Qué pecados te están impidiendo ser feliz? Acércate al Señor en el sacramento de la Penitencia.
3.2.- Deja tiempo para el silencio, para la oración.
3.3.- Recorre caminos nuevos: ¿A qué personas debo acercarme en este adviento?
Familiares, enfermos, personas a las que debo perdonar o pedir perdón.
3.4.- Escucha la voz de Dios: la voz que clama en el desierto. Voz exigente, pero voz que cura y ofrece caminos de salvación.
3.5.- Cógete de la mano de María: próximo jueves, Gran Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Gran Fiesta en nuestra parroquia de Villacañas

4.- TERMINAMOS CON ESTE BELLO POEMA

¿QUÉ ES EL ADVIENTO? (P. Jesús Del Castillo)

El Adviento se viste de violetas.
Es, en el alma, tensión de espera.
No es aún la cosecha:
es primavera.

El Adviento es hambre de pan,
clamor de profetas;
es mugido en los establos
y cónclave en las estrellas.

El Adviento es llamada en los cielos,
luna que al sueño despierta,
suave temblor de alborada que alerta,
pasos de peregrinos que inquietan.

El Adviento es gravidez
que viene pidiendo urgencias.
Ya están convocados ángeles y reyes,
pastores, pesebre y bueyes…

El Adviento es Ella, es la Virgen bella,
serena, ante el cuenco de pajas que ya se quiebran.
Ya se escucha el «Gloria» en las lejanías.
El Adviento es Ella: ¡Santa María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada